Respuesta a: Debate Módulo VI. DDHH y Fronteras

#3032
CM.ETAYO
Participante

Ha sido gracias a la desobediencia a las leyes que resultan injustas y opresivas que se han dado revoluciones y cambios sociales significativos. Actualmente, y paradójicamente más en la democracias liberales, la legitimidad de estas acciones parece quedar en entredicho por un positivismo jurídico cerril, que equipara la ley a la justicia, aún cuando la norma va en contra de los fundamentos que emanan de las fuentes de Derecho, es decir, contra los parámetros que nos hemos dado para definir la justicia.

Esto se debe a un desconocimiento brutal del Derecho, y sólo puede solventarse a través del empoderamiento jurídico. O lo que es lo mismo, saber cuáles son nuestros derechos y cómo ejercerlos, para comprender qué es y cómo se accede a la justicia. La desobediencia a una norma injusta es un primer paso a ese acceso y los DDHH lo contemplan al defender la participación política (en un sentido amplio, no sólo electoral), la libertad ideológica, la libertad de expresión.