Respuesta a: Foro del Módulo 4

#4013
Lauu
Participante

Buenos días a todos,

En primer lugar Ane, muchísimas gracias por los contenidos, me han resultado un poco complejos debido sobre todo al desconocimiento por mi parte de la temática, pero a la vez muy interesantes y sobre todo, material, que por supuesto, propicia al aprendizaje, así que muy agradecida de sumergirme en nuevos conocimientos.

Por otro lado, darle las gracias a los compañeros por tan interesantísimas aportaciones y debates, realmente vuestras reflexiones son admirables.

Siguiendo un poco el hilo a la cuestión de si existe un único modelo de desarrollo, coincido completamente con mis compañeros. Claramente NO, y para mí, creo que a niveles generales existe una noción muy errónea la cuál es (al igual que vimos en otras temáticas en módulos anteriores) el “egocentrismo occidental” y la tendencia a observar y comparar absolutamente todo desde esta perspectiva.
De esta forma, cuando hablamos de desarrollo, obviamente pensamos en países “del primer mundo”, países “ricos” , llegando incluso en el mismo occidente a estructurarnos en diferentes niveles de desarrollo. Me refiero con ello… si comparamos EEUU, Arabia Saudí… con España y Portugal, ¿Cuáles consideramos más desarrollados? Y no precisamente estamos hablando de países africanos considerados bajo la falacia de “el tercer mundo”, “subdesarrollados”. Sin embargo, ¿A qué nos referimos con desarrollo cuando hablamos de estos países “ricos”? Claramente a economía, a posesión de recursos monetarios… pero, ¿de dónde vienen estos recursos? De expropiaciones, colonialismo y tratados políticos-económicos con los países “subdesarrollados”, entonces lo que me lleva a la reflexión… Ese “subdesarrollo” ha sido creado por países que no tenían recursos e históricamente se han convertido en desarrollados gracias a extraer los recursos de otros países…
Sólo hay que situarnos en un cierre de fronteras de mercancías… ¿Realmente EEUU y Arabia Saudí (por poner un ejemplo) serían tan desarrollados si sus recursos se agotan? Es decir, serían países ricos si los recursos de los países “subdesarrollados” no llegaran a sus fronteras?
Por lo tanto, y respondiendo a la pregunta de si se podrían plantear otras economías desde diferentes países… POR SUPUESTO! Existen grupos étnicos en el sur de América (no recuerdo su nombre exacto) que voluntariamente se han aislado de la sociedad humana, precisamente porque no la consideran desarrollada, es más, la consideran “enferma” (obviamente referido a la capitalización y globalización). De esta forma, para este grupo étnico el desarrollo se basa en el acceso a recursos naturales, su mantenimiento y la capacidad de producirlos y repartirlos equitativamente… es decir, un claro ejemplo relacionado con lo que las compañeras mencionaban anteriormente como la corriente ecofeminista.
E introduciendo la posición de las mujeres en la cuestión, en las propias sociedades africanas, y como hemos visto en el temario, existen otras formas de organización económica entre las propias mujeres, grupos, sindicatos… Recuerdo en una webinar sobre la situación de las mujeres africanas migrantes en Andalucía (mi tierra 🙂 ), donde las propias mujeres (procedentes de Senegal, Mali y diversos países al sur del Sáhara) nos contaban cómo desde pequeñas veían a sus abuelas, madres, vecinas reunirse para ayudarse “económicamente” (que no tenía por qué ser monetariamente). Contaban cómo existen grupos de mujeres, en las que si una de ellas está más necesitada de recursos, digamos que las demás hacían una especie de colecta para entregárselo, y siempre lo hacían bajo el lema de “mañana puedo ser yo quién necesite ayuda”. Incluso estas mujeres residentes en Andalucía manifestaban que entre las propias migrantes en España, solían mantener esa tradición entre sus conocidas africanas en la ciudad. Me resultó muy curioso y lo menciono porque claramente es OTRO EJEMPLO de economía, y en este caso, podría ser economía no capitalista. Sin embargo, en occidente estamos tan capitalizados que si quiera contemplamos esta opción, al contrario, categorizamos a las personas en base a su nivel económico, y por supuesto, a nivel personal, no considero en absoluto que esta forma de pensar y actuar, podamos llamarla DESARROLLO.

Por otro lado, y el otro gran planteamiento del temario. La economía informal, el trabajo doméstico y las formas de emancipación de las mujeres. Está claro que para la emancipación de una persona no se trata únicamente de la posesión de recursos monetarios, está implicado en ello dado el capitalismo global que existe y la necesidad de “tener dinero” para acceder a recursos que propicien una emancipación (el acceso a una vivienda por ejemplo, un derecho humano fundamental). Pero pensemos en si entregáramos altas cantidades de dinero a cada mujer del mundo… ¿qué sentido tendría? Es decir, se podrían comprar una vivienda digna, si, tendría recursos suficientes para toda la familia, por supuesto… pero y si ¿este dinero quedara únicamente a nivel de sustento familiar?… Quiero decir, No se utiliza para que la mujer estudie, persiga sus metas, se potencie su capacidad para organizar ella misma esta economía monetaria, etc…. Por tanto, y coincidiendo con mis compañeros, la base para la emancipación de una mujer es EDUCACIÓN. La educación le propiciará capacidad de decisión, capacidad negación ante injusticias, capacidad para luchar por sus derechos… y con ello, capacidad para acceder a recursos.
Y a raíz de aquí volvemos a los feminismos, la histórica lucha por los derechos de las mujeres en el trabajo, el acceso a puestos, condiciones dignas de empleo, trato igualitario, rotura del suelo pegajoso y techo de cristal, brecha salarial… NO ES MÁS QUE EDUCACIÓN, mejor dicho, RE-EDUCACIÓN DE LAS SOCIEDADES.
En cuanto al trabajo doméstico, no remunerado, el trabajo de los cuidados… Os planteo pensar en las siguientes profesiones formales: ¿asistencia a personas mayores, cuidados de niños, trabajo social…? Parten de la base histórica de los cuidados no remunerados, no obstante, siguen siendo en su gran mayoría empleos donde la población femenina predomina… Entonces, ¿la cuestión radica en convertir el trabajo doméstico en una profesión más? ¿o radica en EDUCAR para que la sobrecarga, el tiempo extra que acarrea este trabajo informal, no recaiga únicamente en las mujeres? Obviamente el trabajo doméstico y las economías informales deben ser visibilizadas y consideradas, pero ¿De qué forma y hacia qué objetivo? ¿A recibir un salario? o ¿a que no suponga una barrera en el camino de las mujeres hacia la emancipación?