Respuesta a: Foro módulo 2

#4032
Oscar.Serrano
Participante

Hola, aquí dejo mi aportación…

En la adolescencia se construyen valores ligados a las relaciones afectivo-sexuales y la construcción de la identidad de género. Se pierde la infancia y es cuando hay que sacar a relucir la masculinidad hegemónica, es decir, demostrar que somos verdaderamente hombres ante nosotros mismos pero también ante el resto de iguales y del género femenino. Es por ello que se surge la competitividad entre los adolescentes “a ver quién corre más en la moto”, “quien pega más fuerte”, “quien bebe más”, “quien consume más drogas”, “quien liga a más chicas”…

Pero también se hacen más patentes las relaciones afectivas entre iguales en las que hay que poner a prueba a los miembros del grupo para ver quién es el más cobarde, el más miedoso, el más afeminado. Situaciones en las que aunque estas incomodo hay que hacerse el fuerte. Es una etapa en la que hay que tragarse las emociones por miedo a las reacciones del grupo. Si no entras al juego eres una nenaza, un maricón, etc… Sin embargo, las emociones relacionadas con la violencia como la ira o la rabia están permitidas porque se relacionan con la masculinidad. De hecho en ocasiones se miden la fuerza entre miembros del grupo o incluso con otros grupos.

Las consecuencias que tiene esta situación en el desarrollo de la personalidad de los jóvenes es que aprenden a tragarse las emociones y a no contar a nadie lo que realmente les pasa. Evitan expresar el miedo, la tristeza y las preocupaciones. Evitan todo aquello que es castigado por el grupo. Por ejemplo, no expresar amor o cuidados a sus iguales no vayan a pensar que es “maricón”, evitar expresar tristeza o llorar ya que supone ser un “blando o nenaza”, etc… Dar muestras de ello podría suponer que el grupo se revele contra ti ya que estás poniendo en duda tu masculinidad.

Las consecuencias a nivel social es que cuando sean adultos habrán construido una armadura, la cual no les dejará que expresen sus emociones tanto a sus iguales como a sus parejas. No serán capaces de identificar las emociones internas pero sí tendrán facilidad para enfadarse, sacar la rabia y la ira contra otras personas que estén cerca ejerciendo de esta forma violencia. Es violencia se traduce en violencia de género, homicidios, lesiones, etc… La mayoría de personas que ejercen violencia son hombres. Sólo hay que ver el número de hombres que hay en cárceles o el número de hombres que trabajan en cuerpos represivos donde se utiliza la violencia: militares, policías, guardia civil…

Saludos