Respuesta a: Foro módulo 2

#4056
IVAN
Participante

Kaixo!

A mí me parece que lo que hace que los chicos sean más violentos y se encuentren cómodos con esa manera de relacionarse es, sobre todo, los referentes que tienen y que el mundo está hecho para gente como ellos. Hacen falta hombres atractivos y con capacidad de influencia que les interpelen sobre este tema directamente. Respecto a esto tengo una vivencia en clase: En este caso no estaba en juego decidir qué tipo de hombre es el guay, el líder, sino el concepto de “ser de calle”. Mis chavales que andan trapicheando y pegando el palo presumen mucho que son de calle y hablan mucho del barrio. El año pasado un chico les interrumpió diciéndoles que las calles también eran suyas y que ser de barrio era ayudar a tus amigos y respetar a la gente trabajadora como su padre y su madre que se parten el cuello por sacar adelante a la familia. Que no hay nada de orgullo de barrio en pegar a otros chicos y robar a la gente humilde. Les disputó dialécticamente la calle y se la ganó. El resto de chavales de clase tenían de pronto otro referente. Esto hace falta, que esos referentes alternativos se reivindiquen como tales.

Otra razón es la comodidad. Si siendo unos garrulos van a ser los putos amos, no renunciarán a ello. Es mucho más fácil relacionarse como orangutanes que escuchar y atender las necesidades de los demás.

Respecto a la anécdota que comenta Henar, creo que lo que más peso tiene es que el feminismo es molesto para los chavales. Les cuestiona y les pone en evidencia precisamente en aquello que les hace ser incluidos y respaldados por el gran grupo. Cómo van a plantearse alejarse de aquello que les hace populares, con lo bien que sienta que toda la clase te baile el agua… El tema está en que lo consiguen a través del miedo, del ruido, de la imposición… así que me parece genial, Henar, tu estrategia de rebajar el tono.

Envío estas ideas sin estar nada seguro de lo que digo. Se me hace muy difícil encontrar explicación para lo que sucede, pero aunque no lo comprendo sí lo percibo así. El tipo duro es el atractivo, y los chavales quieren ser como él, aunque no tenga ni pies ni cabeza. De todas formas, entre la gente de mi edad también lo sigo viendo.