Respuesta a: Foro del Módulo 5

#4091
Alberto
Participante

Buenas noches.

Algunas reflexiones al hilo de la lectura y de las preguntas lanzadas por la docente responsable del módulo.

Respecto a los altos niveles de mortalidad materno-infantil que aun se dan en algunos países africanos, tuve la ocasión de trabajar con Médicos del Mundo en Mozambique, donde trabajamos con varios centros de salud en los alrededores de Maputo. Teníamos proyectos propios pero siempre en colaboración con el ministerio de salud y con las autoridades a nivel municipal. Vimos que uno de los principales problemas era la dualidad entre sistemas de salud “modernos/occidentales” y sistemas “tradicionales”. La mortalidad es mucho más elevada en zonas rurales donde no hay personal médico y/o comadronas, pero en lugar de buscar que las mujeres acudan a los centros médicos oficiales, la propuesta fue llevar comadronas formadas a trabajar con las comadronas, digamos, tradicionales. Ir a donde las mujeres se sentían más cómodas, en su pueblo, en lugar de hacerles ir al centro médico, a menudo lejano a su casa, y ajeno a su cultura. costumbres, modos de vida.

Respecto a la poligamia, creo que dentro de las múltiples situaciones que se pueden dar, es una práctica bastante machista, de dominación del hombre sobre la mujeres. Recuerdo un compañero de Plan Internacional en Níger que anunció que se casaba con una segunda mujer, mucho más joven que él. La reacción de sus compañeros/as fue bastante negativa, porque es una ONG centrada en los derechos humanos, y la poligamia no cuadra mucho con esa perspectiva.

No tengo una opinión informada/formada sobre el papel del arte como herramienta para trabajar con colectivos LGTBI, pero apuntaría que el arte en África, como en casi todas partes del mundo, suele quedarse en zonas urbanas, no llega a las zonas rurales, que es donde a menudo más situaciones negativas contra los derechos humanos se dan.

Quería agregar un último punto y es respecto a la todavía extrema agresividad que hay en muchos países africanos respecto a las personas homosexuales, Mi primera experiencia fue cuando trabajé en la Cruz Roja de Burkina Faso en 1998, cuando un cooperante belga tuvo que prácticamente huir ante el acoso por parte de la organización. En una cena con dirigentes de Cruz Roja, el vicepresidente dijo, literalmente “la homosexualidad no es natural y a los homosexuales habría que matarlos a todos”. Sin comentarios. La segunda experiencia fue diez años después, trabajando con una ONG de DDHH en Uganda, donde durante 3 días tratamos los derechos de los niños y niñas… hasta que salió el tema de los niños y niñas con orientación homosexual. Ay amigo, la que se organizó ahí. Gran parte de los/as compañeros/as se mostraron en contra incluso de trabajar con esos menores. Fue una situación muy lamentable y desagradable, ante la que reaccioné con fuerza para defender los derechos de TODOS los/as menores. En fin, queda mucho por hacer aún, en África y en muchas partes del mundo, incluyendo Europa.

Saludos

Por otro part