Respuesta a: Foro módulo 3

#4093
Chusno
Participante

Es difícil aventurarse a valorar, sin pertenecer al mundo de la Educación si es suficiente lo que se está trabajando las masculinidades pero a juzgar por lo que se percibe diría con mucha humildad que no. Que falta mucho trabajo aunque sin perder de vista que es trabajo de todes. No podemos pretender impartir actividades, talleres o asignaturas pensando que van a ser germen de transformación cuando hay toda una realidad en la vida cotidiana que rema a la contra.
En toda obra de teatro hay un objetivo y es el de la obtención del máximo beneficio. Y para ello hay un reparto de papeles que participantes ejecutan porque desde la construcción socio histórica de su subjetividad han asumido que ése debe ser su papel. Forman así un perfecto conjunto productivo (al principio proveedor-cuidadora, posteriormente proveedor-proveedora y cuidadora) provocando cansancio y enfrentamiento que produce enfermedad y frustración.
Esta es aprovechada por el productor para “encajar” productos que dan la felicidad. Así los sujetos productivos consumen lo que producen cerrándose un ciclo perfecto de enriquecimiento.
Y cuando los sujetos se rebelan lo suficiente asume ciertos cambios otorgando nuevos papeles para que el guión no quede alterado y la producción no se pare.
De esta forma toda la lucha feminista ha sido aceptada y las mujeres van conquistando lo que se les expropió en lo público y conquistando nuevos lugares (nuevos papeles).

Entender que los roles que se crearon para ejecutar estos papeles son relacionales y que por tanto trabajar uno de ellos sin trabajar el otro es quedarse incompletos. Las nuevas masculinidades deben trabajarse desde el convencimiento de que no es que queramos cambiar los papeles, queremos cambiar el guión. Un guíón que nos oprime, encorseta nos hace dependientes, nos enfrenta, que no valora los cuidados.
Por ello, atendiendo a una mirada más macro trabajar las masculinidades en la adolescencia abarcaría trabajar también con las familias e incidir positivamente en todos los ámbitos de la sociedad que les influyen. Remando todes en la misma dirección es cuando todas las actividades que podamos imaginar van a posibilitar cambios que supungan una verdadera transformación social.