Respuesta a: Foro del Módulo 6

#4135
fitotacaxot
Participante

Buena tarde a todos. Lo que puedo resaltar y según otros datos es África actualmente es el escenario guerras y conflictos activos de los que apenas escuchamos hablar. El daño causado por la violencia se suma a un problema añadido. Entre los países más castigados, Sudán del Sur, el más joven del mundo, lleva inmerso en guerras y conflictos con cortos periodos de paz, desde su independencia de la colonia británica, antes de su independencia en Sudán.

Ante esta situación, los recursos en el país se agotan, millones de personas tienen que huir a otros países y los precios de los bienes, tan escasos, se multiplican y se alejan de las posibilidades adquisitivas de una población que lo ha perdido todo.

Los conflictos armados son una causa muy importante para comprender los movimientos de población y la existencia de refugiados, no solo porque se trata de personas que tienen que escapar porque teme por su vida sino también porque las guerras constantes hacen que la pobreza en África sea más alargada y sin esperanzas, a primera vista el factor de mayor porcentaje que se sufre es el hambre; si vamos al punto de la climatología del continente es otra de las razones de la pobreza extrema en África. Este continente posee nueve desiertos, entre ellos algunos de más grandes del mundo: el Sáhara y el desierto del Kalahari.

Por tal es que los cambios climáticos tan drásticos son las causantes que el país no se adecua a un desarrollo ecológico sostenible, a lo largo de los años y fuertes sequías contrapuestas a lluvias torrenciales, contribuyen a mermar los recursos del continente.

El cambio climático y el calentamiento global del planeta está provocando sequías, dejando inutilizables miles de hectáreas de tierra cultivable. Como consecuencia, el hambre y la desnutrición se perpetúan. Ante la imposibilidad de poder cultivar, miles de familias se ven obligadas a desplazarse para no morir de hambre, con esto se ve el aumento de sufrimiento en mucho más porcentaje de las mujeres, que, a parte de otros sufrimientos, en este caso les corresponde llevar también otras cargas de responsabilidades de migración y de más.

Suele decirse que la pobreza genera pobreza y que la escasez de recursos puede convertirse en un círculo vicioso. Pero lejos de tratarse de un problema sin solución, los trabajadores humanitarios tienen claro que es necesario invertir en mejorar su situación para el mañana.
La solución pasa por la educación, así mismo pasa por la facilitación de tierras y opciones de negocio a refugiados para que se conviertan en parte del tejido productivo y puedan ser autosuficientes.