Respuesta a: Foro módulo 4

#4185
IñigoMB
Participante

¿Qué opináis sobre la participación e impacto de las charlas, dinámicas y talleres que se suelen dar sobre igualdad de género con personas adolescentes? ¿Qué se podría mejorar?

Egun on/buenos días,

En primer lugar, debo confesar que desconozco cuál es el impacto general y la asistencia a las charlas, talleres o dinámicas sobre igualdad de género con adolescentes fuera de mi ámbito que, al igual que Jonatan, es el de un grupo eskaut.
Sin embargo, leyendo los comentarios de las compañeras y compañeros hay una serie de elementos que parecen ser comunes: se aprecia una baja asistencia cuando estas actividades tienen lugar fuera del horario/ámbito educativo, están generando un rechazo creciente y los contenidos no acaban de ser entendidos y asimilados.
Respecto a ello se podrían tener en cuenta algunos aspectos para la reflexión o mejora:
1) Cuando la participación es voluntaria y fuera del horario lectivo, las personas que acuden a charlas y talleres (de cualquier ámbito) son, principalmente, aquellas que realmente están interesadas en el tema y probablemente ya lo trabajan o al menos lo conocen. En el caso que nos atañe, es bastante probable que quienes acudan a dinámicas sobre igualdad sean personas concienciadas e interesadas en el tema, por lo que aquellos adolescentes que muestran cierto rechazo o desinterés, no acudirán.
2) Si el trabajo en igualdad se circunscribe únicamente a charlas esporádicas, incluso si son en horario lectivo, lo más probable es que el tema tratado no cale en las personas participantes de una manera muy profunda. Deberían establecerse, en la medida de lo posible, actuaciones transversales en el ámbito educativo que impliquen a toda la comunidad educativa y a las familias, como han comentado algunas personas anteriormente en el foro.
3) Cuanto más vivenciales sean las experiencias tratando temas relacionados con la igualdad, y más ambiente de confianza haya, mayor éxito tendrá la dinámica. Por eso creo que la educación formal podría tomar estrategias propias de la no formal en ámbitos como este.
4) Por desgracia, parece que con algunas personas hay que volver a empezar desde cero a la hora de trabajar la igualdad. En los últimos años hemos presenciado un auge del feminismo y de su impacto en la sociedad muy importante y, en mi opinión, tremendamente necesario y positivo. Sin embargo, como se ha indicado en apartados anteriores del curso, un sector importante de hombres, e incluso algunas mujeres, han malinterpretado estas ideas como un ataque directo hacia los hombres y una “guerra de sexos” por así decirlo. Si a ello le añadimos el sesgo introducido por algunos medios de comunicación y ciertos personajes de la esfera pública y política que, por ignorancia o interés, han ejercido de altavoz de estos postulados reaccionarios, el “cóctel” resultante es bastante nocivo para la igualdad y el movimiento feminista. Entiendo que de ahí es donde puede haber surgido la influencia en aquellos adolescentes, y sus familias, que se muestran desinteresados o belicosos ante cualquier dinámica que trate el tema de la igualdad.
Por ello, como se ha comentado ya en el foro, haría falta “empezar desde cero”, tratar los temas más básicos, desmontar los esquemas mentales poco a poco y, desde ahí, reconstruir. Pero ello requiere una planificación más a largo plazo, en el que las charlas, talleres y dinámicas de igualdad pueden tener un papel relevante, pero necesitan una continuidad y progresión en el día a día.