Respuesta a: FORO DEBATE UNIDAD 1

#4382
AdrianaZamora
Participante

Mi experiencia con la interculturalidad se remonta a mis estudios universitarios. Así como Aisha describe, creo que es algo con lo que me puedo identificar. Soy mexicana y años atrás realicé una estancia en la Universidad del País Vasco, puedo decir que escogí esa universidad porque consideraba que la brecha culturalmente hablando entre México y España no era significativa y que la experiencia podría ser muy enriquecedora. No digo que no lo fue, pero a modo anecdótico, me tocó enfrentarme a que la gente no quisiera trabajar conmigo por ser mexicana, porque “no me conocían” o por cualquier excusa que pudiera ocurrirseles a los chiques de mi clase. Afortunadamente, las profesoras que tenía eran personas muy conscientes y receptivas, y ayudaron en el proceso para que esto no generará algún conflicto.

En el ámbito laboral, me ha tocado trabajar en un ambiente internacional y afortunadamente jamás he sentido que la interculturalidad sea alguna barrera, al contrario, considero que ha sido muy benéfico para nutrir el trabajo que desempeñamos.

En mi experiencia como educadora, me enfrente a una realidad muy diferente. México es un país xenofobo y “malinchista” desconozco si existe una palabra en castellano para definir el malinchismo, pero me gustaría explicar lo que es; favorecer al extranjero por el simple hecho de ser extranjero y considerarle como algo superior, así mismo, también aplica para las personas que hablan de las culturas extranjeras como si fueran algo mejor/superior y descalifican la propia. Y es que claro, nos enfrentamos a que los migrantes centroamericanos son las vistos, pero los migrantes extranjeros son dignos de todas nuestras atenciones. Y esto se transmite a las aulas, les niñes miran con desprecio a quien tiene un color de piel “más oscuro” o quien proviene de alguna comunidad indígena y es algo cultural, algo aprendido en sociedad. Y hacerles entender que son diferentes si, pero que a la vez son iguales porque ambos son seres humanos que merecen el mismo respeto, es bastante difícil cuando desde casa se les enseña lo contrario y no contribuyen a cambiar esta mirada. Desafortunadamente, esto ha derivado en que las diferentes culturas que existen poco a poco pierdan su identidad y sus costumbres. Avergonzarte de tu lengua, de tu lugar de nacimiento, de quién eres por lo que la “sociedad predominante” hace, crep que es una de las cosas más tristes que he visto. Es por eso que considero de suma importancia poder trabajar la interculturalidad con les niñes, para que aprendan a abrazar lo que son, sus raíces y que en lugar de avergonzarse de ellas, las enaltezcan. Considero que algo que dificulta la buena convivencia es el no ser consciente de la diversidad, de la importancia que tiene socialmente hablando. De vernos inmersos en este sistema capitalista que intenta homogeneizar al ser humano. Para procurar los derechos humanos de todes es indispensable considerar sus diferencias, porque no todes viven en igualdad de condiciones y es necesario procurar sus derechos a partir de su realidad.