Respuesta a: FORO DEBATE UNIDAD 2

#4401
José Ángel
Participante

En el marco de las aulas no tengo información de primera mano. Por el contrario, en centros residenciales de protección de menores se produce sistemáticamente la siguiente paradoja. Antes de que un/a nuevo menor ingrese, quienes ya están piden saber “si el nuevo es español o no”, y a preguntas como esta o similares, se encargan de añadirle componentes xenófobos de lo más variopinto. Lo que se describe en los textos que hemos leído sobre: “el miedo al desconocido, que provoca rechazo por sus características”, creo que es de plena aplicación aquí. La paradoja viene cuando varias semanas después de ingresar, todos/as han hecho amistad (y en ocasiones algo más), y ya el color de la piel y el origen no tiene la más mínima importancia. Sin embargo, y sigue aquí la paradoja, si se produce algún tipo de tensión por cualquier motivo ajeno al origen, tardan décimas de segundo en introducirlo dentro del problema que se esté viviendo.
Creo que esto forma parte de la xenofobia interiorizada que han recibido primero, del entorno familiar. Aquí se da mucho una falsa “competencia por subsidios” entre familias autóctonas y extranjeras, y no es raro que sus familias no tengan buena opinión de las personas procedentes de fuera por este motivo. En segundo lugar, de su entorno social. Y finalmente de la sociedad en general en la que hay fuerzas políticas y medios de comunicación que validan este discurso y lo amplifican.
La conducta del equipo educativo en estos casos siempre es: en el momento, refutar todos los argumentos; y con el tiempo ponerles ante la realidad de que sus miedos iniciales no se han correspondido con las posteriores amistades que han hecho. Además, también se organizan actividades concretas que van en la línea de trabajar las conductas xenófobas con todos los participantes.