Respuesta a: Foro 3

#4989
Dahiana Fernández
Participante

¿Qué imagen me viene a la cabeza cuando pienso en la mujer africana?

Voy a contestar a la pregunta sin haber realizado ninguna lectura previa de las intervenciones de los compañeros. Mentiría si dijera que la figura de la “mujer africana” no la relaciono con ninguna imagen, visualizo muchos conceptos cuando pienso en ellas, más o menos sesgados por mi visión eurocentrista pero imagino vidas e historias cargadas de luchas y mucho sacrificio. Independientemente de la vida que pueda tener la pluralidad de mujeres dentro del continente, cada vez que pienso en ellas, me suscita una sensación de radiante amargura. Ya que por un lado, no puedo evitar pensar en las dificultades económicas, culturales, políticas o familiares que tienen que atravesar simplemente por el hecho de ser mujer y vivir en una estructura que no termina de valorarlas y otorgarles un espacio seguro y apropiado. Sin embargo, cuando pienso en ellas, también veo en conjunto una tremenda capacidad para anteponerse a las vicisitudes que la vida pone en sus caminos, imagino madres, abuelas, estudiantes, trabajadoras de todo tipo, lideresas políticas, etc.

Sin embargo, también cabe subrayar una vez más los inconvenientes que acarrea generalizar a un grupo de personas tan extenso y a la vez mediatizado. Por lo que, debo decir que vivo un poco de una imagen romantizada de la mujer africana, es decir proyecto en ellas lo que me gustaría que fueran. No obstante, para alejar un poco esta sensación áspera, me gusta centrarme en historias y testimonios con buenos desenlaces y afianzarme en ellos.

Qué os ha parecido “el giro decolonial” o “Trilogía de la decolonialidad” y si consideráis que nos sirve como postulados para repensar el mundo.”

El “giro decolonial” que se enmarca en el pensamiento posmoderno es importante para poder llevar a cabo comparativas más certeras de los diferentes procesos históricos. Quizá podemos pensar en el siglo XV como el comienzo de la edad moderna, pero también como el declive de las civilizaciones precolombinas o la incursión del Imperio mongol en la India. Es triste, pero en el camino se han quedado muchas historias y testimonios que nunca recuperará el ser humano, y otras muchas que han llegado a la actualidad han sido abiertamente manipuladas, así pues se puede apreciar mejor la relevancia de la corriente decolonial. Es necesario repensar y poner en duda las ideas que fundamentan los sistemas en los que vivimos.

Cómo ha influido la lectura del continente y de las mujeres para entender su papel durante la esclavitud y los procesos de liberación y creación de los estados nación.

La lectura del papel de las mujeres, de su “función” solo ha servido para relegarlas a categorías inferiores o de simple utilitarismo. En la actualidad parece inconcebible que alguien considere una mujer un simple “objeto”, pero una vez fue así, durante mucho siglos, y además se exportó a otros lugares del mundo desde la “europa ilustrada”. Esta lectura de áfrica como “jardín” u objeto de pertenencia es lo que ha derivado en un alto porcentaje de las desigualdades que siguen perpetuándose hoy en día, además las particiones de los territorios en el continente africano por parte de las metrópolis europeas totalmente arbitrarias (bueno, en función de los intereses económicos de cada cual) han degenerado también en conflictos y lamentablemente seguirá así por muchas décadas. Estos estados naciones son débiles precisamente por su naturaleza antinatural.