Respuesta a: Foro 4

#5079
Ainara
Participante

Kaixo Ane:
Muchas gracias por tu charla, muy interesante tus explicaciones sobre la economía, sobre repensar el modelo capitalista y no considerarlo el único parámetro, la definición occidental de desarrollo y subdesarrollo, las economías feministas, el peso de la colonialidad y tus explicaciones sobre Mozambique. Las experiencias de primera mano siempre resultan muy interesantes.

Me ha gustado la idea de pensar en la economía como la supervivencia, pensar en la economía como algo muy diverso y no exclusivamente desde la óptica salvaje y unitaria del capitalismo. Me quedo con la idea del continente africano como multicultural, siempre tendemos a unificar África en una y es muy diversa, lo que comentabas de la belleza de sus paisajes o su riqueza lingüística, por poner un ejemplo. La división de África “con escuadra y cartabón” siempre me ha llamado la atención y la división en diferentes países artificiales de mismas etnias, un drama.

Interesante lo que comentas sobre el sistema de transferencias bancarias sin tener cuentas bancarias ni móvil (por lo que he entendido es una aplicación, lo que no me imagino es bien cómo funciona), muy útil en un continente donde, por ejemplo, en Mozambique solo el 1,8% de las mujeres del ámbito rural tiene cuenta bancaria.

Me he descargado el libro de Arturo Escobar “La invención del Tercer Mundo” que comentabas en la charla, dejo aquí un link para descargarlo en pdf: https://cronicon.net/paginas/Documentos/No.10.pdf me parece muy interesante esa óptica eurocentrista y occidental de qué es ser primer mundo y qué tercero o que el único modelo de desarrollo posible sea el creado por los mismos países colonizadores. A veces, pienso que la propia Agenda 2030 famosa con la que nos machacan en los colegios y está ya tan institucionalizada (cuando algo está tan institucionalizado, huele mal) es también una utopía con la que nos mantienen entretenidos, también elegida desde arriba, nos viene impuesta y dudo de que quiera conseguir lo que realmente proclaman sus 17 puntos.

Por qué no va a ser la casa el espacio de empoderamiento femenino, es buena idea lo que proclaman algunas feministas africanas. Termino destacando la interesante figura de las “mujeres marido” que comentabas y las dedicadas a la curandería en Mozambique que se mueven por territorios que, de no serlo, no pasarían. Muchas, has comentado, que acaban divorciándose o no casándose jamás, interesante dato.