Respuesta a: Módulo 3

#835
Jeny
Participante

El concepto de género hace referencia a la idea de que ser mujer supone un motivo de discriminación, el cual genera vulnerabilidades que pueden sumarse a otras, como es en este caso el racismo (discriminación múltiple). Debido a la colonización europea en el continente africano se introdujeron determinadas visiones y prácticas basadas en la idea de vulnerabilidad, que favoreció la discriminación por género, generando dependencia y la concepción de inferioridad respecto a la mujer. Sus primero indicios se dan en la primera Declaración Universal de Derechos Humanos (1789), la cual trata de por justificar la exclusión de las mujeres de los derechos y de la ciudadanía. Así, los colonos visualizan a todas las mujeres como inferiores, argumentando una supuesta diferencia natural y biológica que conlleva menos capacidades por parte de las mujeres.

Bajo este panorama, los hombres africanos se dejan convencer por la estructura patriarcal europea, e influenciar por las ideologías machistas arraigadas en el continente europeo. En este sentido, los hombres al ver como pierden poder frente a los colonos, deciden aliarse a su vez con estos mismos para subordinar a las mujeres, tratando de mejorar su estatus acosta de estas mismas. Los hombres africanos, viendo su posición de sublevación, aprovechan para adquirir cierto poder y control, posicionando a las mujeres en una situación de doble desventaja, al ser discriminadas por su lugar de origen y por su sexo. Así la identidad de género se convierte en una desventaja para las mujeres, dando lugar a un menor acceso a los recursos y menores oportunidades de todo tipo.

Actualmente, paralelamente a los cambios producidos en Europa respecto a la mejora de la situación de las mujeres así como la adquisición de derechos, en África el concepto de género también ha conllevado la promoción de una redistribución del poder. Se está llevando a cabo un trabajo de sensibilización y comprensión del término género y sus implicaciones. En este sentido, no solo se trata de comprender el concepto de género, sino de aceptarlo e interiorizarlo como reivindicación hacia las relaciones de poder establecidas. Se defiende la no discriminación, el ejercicio de derechos propios y, por ende, de empoderamiento. Un ejemplo de todo ello es el hecho de que las mujeres no solo no se han rendido ante los roles impuestos, como el rol reproductivo y el papel de “amas de casa sumisas”, sino que han aprovechado todos los recursos a su alcance para luchar de forma pacífica en busca del progreso hacia la igualdad de género. Así, frente al ideario de que las mujeres son pasivas y analfabetas, las mujeres han demostrado ser proactivas y capaces de liderar un movimiento con pluralidad de organizaciones que tienen entre sus filas a mujeres intelectuales y estudiosas.

Cabe señalar que las relaciones de género y el modo en que se conciben los distintos roles cambian en función de múltiples factores, no siendo igual la evolución en las distintas sociedades. Dicho esto, es destacable que las mujeres de todo el mundo han comenzado a organizarse en pro de la lucha por sus derechos, adquiriendo fuerza y consolidación al ser un movimiento global.

Por último, añadir que el movimiento feminista hace referencia también a la discriminación sufrida de otros colectivos, el cual se aúna con estos, dándoles una mayor fuerza y legitimación, lo que favorece la lucha por los Derechos Humanos de otros colectivos históricamente discriminados como las personas racializadas, las personas del colectivo LGTBI+, etc.