Respuesta a: Módulo 4

#910
Ane
Participante

Hola, buenos días,
¡Qué interesante leeros a todas! Hay muchas películas y series que habéis comentado que ya conocía y estoy de acuerdo con todas. Las que no, las veré encantada.
Al igual que habéis comentado, yo también reafirmo el hecho de que el colonialismo creo una división del trabajo por género y lo exacerbo. Aunque el papel de la mujer sobre todo en zonas rurales de diferentes países de continente es todavía muy importante, las colectividades de trabajo que crean y la fuerza organizativa que demuestran es de mencionar, por mucho que esté muy invisibilizada.
Hay una historia cercana que podría contar sobre una mujer de 75 años aprox. Ya que no conoce su edad exacta ni si fecha de nacimiento, nacida en un pueblo rural al norte de Benín llamado Brignyamarou, aunque actualmente vive en el mismo municipio aunque en el centro, en Kérou centro. Ella fue casada con un profesor catequista cuando tenía 16 años, el 35, fue su padre quien acordó dicho matrimonio, y aunque ella no estuviera de acuerdo tiene mucho aprecio a su padre ya que me contó que él lo había decidido con la intención de hacerle un gran favor a su hija, y que tuviera una vida mejor, con un mejor nivel socio-económico.
Tuvo seis hijas/os con este hombre, que cuando el último tenía 2 añitos decidió abandonar a la mujer en Kérou. Ella era conocida por cocinar muy bien en el pueblo, con lo que decidió que para poder construir las últimas habitaciones para los hijos y poder sacar la familia adelante, cocinar gniame pile y venderlo en el pueblo. Muchos habitantes de Kérou iban a comer y cenar su gniame pile y trabajaba desde las 11 hasta las 23 de la noche, sin parar. Comenzó a ganar dinero, incluso le daba para ahorrar, trabajaba todos los días sin excepción. Pudo inscribir en la escuela a todas/os las/os hijas/os. Y asó pasado el tiempo, y continuando con el ahorro, pudo realizar mejoras en su casa, pudo construir una perforación de agua, comprarse un congelador con lo que hacía hielo para vender, pudo comprar placas solares para cuando se corta la luz en el pueblo (que es de dos a cuatro veces al día)…
Parece que todo iba muy bien pero en seguida comenzaron las envidias y hombres que comenzaban a acusarla de brujería y de otras prácticas asociadas con el vudoo. No podía comprender ni aceptar que una mujer sola, y simplemente cocinando pudiera salir adelante, e incluso sacar a sus 6 hijas/os adelante. Estuvieron dos años impidiéndole trabajar incluso le convocaron a la policía del pueblo para valorar su situación, incluso algunos la llegaron a acusar de robo. Aunque pudo seguir vendiendo desde casa de forma clandestina.
Hoy con sus 75 años aprox., continúa trabajando cocinando su tan especial gniame pile con ayuda de sus nietas que ya tienen de 20-30 años. Su hijo se licenció en magisterio, sus dos hijas son asistentes de veterinaria y trabajan con la ganadería del pueblo. Hay dos hijos que han muerto por enfermedad infecciosa. Y la más pequeña trabaja en el ayuntamiento ya que pudo estudiar derecho.
Esa una historia de superación, fuerza y lucha. Una mujer que me ha enseñado mucho y que me ha aportado cosas imprescindibles. Tuve la suerte de conocerla en Benin, en el pueblo donde he estado durante seis meses trabajando como enfermera. Cenaba todos los días su gniame pile, ¡estaba impresionante!